martes, 19 de octubre de 2010

La esperanza.

La esperanza requiere que caminemos, sintiendo así
el compromiso de nuestros pasos.
El optimismo no lleva a nada bueno en esta vida, es demasiado light, siempre me sonó a "slogan para idiotas". Un auto engaño como otro cualquiera. 

El pesimismo hace gracia los primeros diez minutos, después cansa y finalmente aburre. No deja de ser, por muy chistoso que parezca, una insana impostura, otra mentira auto repetida.

La esperanza es diferente... es una elección activa de vida que nos moviliza y nos compromete, mostrándonos el camino e instándonos a caminarlo, haciendo de nosotros cada día un poco mejores.

Estas líneas cobran enorme importancia teniendo en cuenta que vivimos en un mundo donde los viejos enemigos ya no están, pues son víctima como nosotros del nuevo mal: La nada. Esa nube negra que todo vacía de significado, matando fe e ideologías por igual, llenando de miseria nuestros corazones. En esta nueva "no cultura", en esta realidad decomprometida y light, el optimismo resulta la pastilla que adormece nuestra dignidad. El pesimismo, la otra cara de esta gris moneda es causa y a su vez consecuencia del primero.

Así, a los pueblos solo nos queda la esperanza. Entendiendo a esta como un compromiso activo de construcción, desde el amor, hacia aquellos que sentimos nuestros hermanos.

Supongo que es por eso que un viejo amigo mio siempre me decía que el optimismo pertenecía a los mercados y la esperanza a los pueblos.

Unai Rivas Campo. 

9 comentarios:

  1. la esperanza no se debe perder nunca, precioso escrito, un besin de una asturiana

    ResponderEliminar
  2. Yo me quedariá con la "aceptación" de la "REALIDAD",.....y a partir de ahi, intentar mejorarla pasito a pasito..............
    el pesimismo trae mas pesimismo, y el optimismo trae ansiedad y desilusion........

    ResponderEliminar
  3. excelente blog, necesaria distincion entre aceptacion y resignacion, dos modelos ,dos posiciones existenciales, dos lugares en el mundo.

    claudio grecco

    ResponderEliminar
  4. ¿Será que el optimismo se relaciona más con la negación y la esperanza se emparenta mejor con la osadía?
    No sé... hoy ando preguntando...
    Muy bello el texto Unai!

    ResponderEliminar
  5. Gabriel y Sol: Acuerdo plénamente con vosotros en que tanto optimismo como pesimismo son formas de negar la realidad que actuan como sutiles mecanismos de defensa. Gracias. No se me ocurrió ponerlo.

    Yo además añadiría que los conceptos de optimismo y pesimismo, son producto de una mente sesgada, alejada de los sentimientos y por tanto llena de omnipotencia.

    La omnipotencia es el componete clave de muchas patologías actuales, como adicciones, ataques de pánico, bipolaridad etc.

    De esta forma las nuevas patologías psicológicas occidentales funcionan a través de un mecanismo mental sistémico dialéctico cerrado, es decir con tesis y antítesis pero sin síntesis, entre la omnipotencia y la negación.

    Me estais haciendo pensar...

    Bueno eso, nada... gracias a todos y un abrazo... desde el sur del sur.

    ResponderEliminar
  6. una pregunta: sos el Unai de Zona sur de Buenos Aires? psicologo?

    ResponderEliminar
  7. A menos de que en la zona sur existan dos con el mismo nombre y profesión... debo ser yo. ¿Te puedo servir en algo?

    ResponderEliminar
  8. This blog was... how do you say it? Relevant!!
    Finally I have found something that helped me. Appreciate it!



    Also visit my homepage :: click here

    ResponderEliminar